Foto-rejuvenecimiento

con IPL


Renueva el colágeno de tu piel

El foto-rejuvenecimiento facial consiste en la utilización de Luz pulsada intensa (IPL) para mejorar el aspecto y la firmeza de la piel.

Se utiliza para tratar lesiones superficiales de la epidermis como zonas pigmentadas, telangiectasias faciales, arrugas finas, poros dilatados y para fomentar la renovación de colágeno.


El tratamiento se inicia con la piel perfectamente limpia, sin maquillaje ni cremas.

Se realiza utilizando un gel frío sobre la zona que favorece la transmisión de la energía de la luz y un sistema de enfriamiento que protege las capas más superficiales de la piel.


En función del tamaño de la zona a tratar el procedimiento puede durar desde 30 minutos hasta una hora.

Al concluir la sesión puede aparecer un ligero enrojecimiento en las dos horas siguientes al tratamiento que se puede disimular con maquillaje.

Después del tratamiento el paciente puede maquillarse e incorporarse a su vida normal.


Las mejoras se perciben de manera progresiva. En primer lugar, desaparecen las manchas y rojeces y así la piel va recuperando un tono mucho más uniforme. A medida que avanza el tratamiento se va notando una mejoría general en la calidad de la piel.


Se recomienda no exponerse al sol directamente durante al menos 15 días antes de cada sesión. Después del tratamiento, se recomienda el uso de protección solar en la zona tratada y evitar la exposición solar prolongada con el fin de mantener más tiempo los resultados.