La diferencia entre el sueño y la realidad tecnológica Francesa.

La Radiofrecuencia son radiaciones electro-magnéticas, que generan un calentamiento de la parte mas profunda de la dermis; en corporal, actúa sobre los tejidos adiposos y en el área facial, uno de los resultados es la producción de colágeno nuevo que forma nuevas fibras que sustituyen a las envejecidas y consigue uno de los tejidos mas elásticos.

Es útil para tratamientos de rejuvenecimiento facial, flacidez cutánea en facial o corporal y en casos de celulitis. Los beneficios son excelentes, ya que el aumento circulatorio de la zona tratada, hace que la sangre traiga consigo una mayor cantidad de oxígeno y que arrastre y contribuya a eliminar un mayor número de toxinas que están afectando a los tejidos y por supuesto a la piel.


La elevación de la temperatura interna, produce otros efectos inmediatos: la hiperemia local, que produce la disminución en la viscosidad de los líquidos y coloides orgánicos, lo que facilita los intercambios iónicos en el interior del organismo.



Otro efecto también inmediato del calor es la producción del colágeno, lo que inicia la reparación y remodelación del colágeno profundo que acaba produciendo una reafirmación de los tejidos y una reducción evidente de las arrugas, flacidez y otros signos de envejecimiento cutáneo, efectos que se parecen mucho a los obtenidos con un lifting quirúrgico.


El protocolo a seguir es personalizado y es consecuencia de una valoración hecha por médicos especializados.

Como beneficios, podríamos enumerar muchos. Dentro de los principales están:
(Ver siguiente imagen)


— Es una alternativa a la cirugia estética, con resultados similares.
— Elimina el 90% de las líneas de expresión y flacidez.
— Reestructura la piel y el tejido celular.
— Retrae los tejidos, provocando mayor firmeza y tonicidad de la piel.
— Elimina la grasa que está de más en zonas difíciles.


La diferencia entre el sueño y la realidad tecnológica Francesa.

La Radiofrecuencia son radiaciones electro-magnéticas, que generan un calentamiento de la parte mas profunda de la dermis; en corporal, actúa sobre los tejidos adiposos y en el área facial, uno de los resultados es la producción de colágeno nuevo que forma nuevas fibras que sustituyen a las envejecidas y consigue uno de los tejidos mas elásticos.

Es útil para tratamientos de rejuvenecimiento facial, flacidez cutánea en facial o corporal y en casos de celulitis. Los beneficios son excelentes, ya que el aumento circulatorio de la zona tratada, hace que la sangre traiga consigo una mayor cantidad de oxígeno y que arrastre y contribuya a eliminar un mayor número de toxinas que están afectando a los tejidos y por supuesto a la piel.


La elevación de la temperatura interna, produce otros efectos inmediatos: la hiperemia local, que produce la disminución en la viscosidad de los líquidos y coloides orgánicos, lo que facilita los intercambios iónicos en el interior del organismo.


Otro efecto también inmediato del calor es la producción del colágeno, lo que inicia la reparación y remodelación del colágeno profundo que acaba produciendo una reafirmación de los tejidos y una reducción evidente de las arrugas, flacidez y otros signos de envejecimiento cutáneo, efectos que se parecen mucho a los obtenidos con un lifting quirúrgico.


El protocolo a seguir es personalizado y es consecuencia de una valoración hecha por médicos especializados.

Como beneficios, podríamos enumerar muchos. Dentro de los principales están:


— Es una alternativa a la cirugia estética, con resultados similares.
— Elimina el 90% de las líneas de expresión y flacidez.
— Reestructura la piel y el tejido celular.
— Retrae los tejidos, provocando mayor firmeza y tonicidad de la piel.
— Elimina la grasa que está de más en zonas difíciles.